Anonymous.

La película comienza en las concurridas calles de Manhattan, al entrar en un teatro donde un hombre en el escenario comienza a contarnos una serie de razones para creer que Shakespeare no puede ser el verdadero autor de las obras acreditadas a él.

Las razones van desde la falta de educación y hasta su última voluntad, que no hace mención a alguna de sus obras teatrales, poemas u otros escritos, incluyendo 18 obras inéditas de la época. ¿Cuál podría ser la razón?

Contada a través de varias regresiones en el tiempo, la película tiene lugar principalmente en Londres, alrededor de los años 1598 a 1603, con breves Regresiones atrás en el tiempo 30 años atrás, cuando De Vere fue tomado bajo la guarda de la reina Isabel I de Inglaterra, tras la muerte de su padre, y fue educado posteriormente por Sir William Cecil. Cecil vio en Edward una oportunidad y tenía la esperanza de preparar a un rey, pero el ve el amor de Edward a la escritura como una desgracia. Sin embargo, con la esperanza de continuar con su plan, Cecil lo casa con su hija Anne.

Edward haciéndose pasar por Shakespeare pasa varios años esperando frustrar el plan de los Cecil  de hacer al rey James como el futuro rey de Inglaterra tras el reinado de Isabel. Él ve el poder en el teatro y decide que sus palabras serán suficientes para mover a la gente a valerse por sí mismos, pero hacerlo bajo su propio nombre sería un suicidio. Por lo tanto se busca el dramaturgo Ben Jonson, para asumir la tarea de representar las obras como suyas, pero después de confiar en William Shakespeare, Jonson decide que no puede hacerlo, salta a la vista una oportunidad para Shakespeare, después de una representación de “Enrique V” atribuida a un anónimo y la gente comienza a gritar exigiendo saber el autor. Shakespeare se sube al escenario y el resto es historia…

En la época isabelina el ambiente respiraba a diario problemas y tiras y aflojas entre los Tudor y los Cecil, principalmente en relación a la sucesión en el trono de la Reina Elizabeth I. Robert Cecil, Conde de Salisbury, manda una desesperada búsqueda de unos manuscritos determinantes en la carrera de William Shakespeare. El tiempo traslada al espectador al pasado y comienza a centrarse en la vida de Edward de Vere, que desde muy joven destacó escribiendo de una forma de lo más destacada. A medida que avanza la historia se profundiza en la vida de este personaje y en cómo sus escritos consiguieron marcar un antes y un después en las obras de la época.

Robert Cecil le cuenta a de Vere que Elizabeth tuvo otros hijos bastardos, y que uno de ellos fue el propio de Vere. De ser cierto esto, significaría que él habría tenido relaciones con su propia madre.

Con el objetivo de salvar a su hijo de ser ejecutado, de Vere negocia con la Reina, y acepta mantenerse anónimo como el autor real de los trabajos de Shakespeare.

Tras la muerte de la Reina, el plan de Cecil se va al traste cuando James solicita ver más obras de Shakespeare, y los teatros públicos se multiplican. Shakespeare se retira a Stratford para ser un hombre de negocios, y de Vere muere en 1604, no antes de entregarle sus manuscritos a Ben Jonson. De todas formas, dado que Cecil quiere que los manuscritos de Shakespeare sean destruidos, quema el Globe hasta sus cenizas y captura a Jonson.

Después Jonson descubre que los manuscritos han sobrevivido, pero la verdad sobre la autoría de los trabajos de Edward de Vere nunca se revela.

 

Anuncios

About this entry